Acoso Escolar

 

¿Qué es el Acoso Escolar o Bullying?                                                                                  

 16 de septiembre de 2013

 

Podemos definir el bullying como “la violencia mantenida, guiada por un escolar o un grupo, dirigida contra otro escolar que no es capaz de defenderse a sí mismo.” El aspecto más preocupante del bullying no es la acción del acoso en sí misma, sino los efectos que produce en sus víctimas.

El acoso escolar es un fenómeno general que se da en todos los países y clases sociales. Respecto al género, existe un mayor número de chicos que participan, especialmente como agresores. En los chicos se da más la agresión física y verbal, y en las chicas la agresión social. En el cyberbullying (acoso que se da a través de internet en redes sociales, chats, webs, vídeos, e-mails, o a través del teléfono móvil, mensajes de texto, llamadas anónimas,…) se igualan los índices.

 

Para que exista acoso escolar deben darse las siguientes condiciones:

 

  • Las agresiones se producen de forma reiterada y durante un tiempo prolongado.
  • Hay una clara desigualdad de poder entre el agresor y la víctima. El agresor establece una relación de dominio-sumisión sobre la víctima.
  • La agresión supone un dolor de forma sostenida, ya que crea la expectativa en la víctima de poder ser blanco de futuros ataques.

 

Existen diferentes tipos de acoso:

 

  • Físico: pegar, escupir, dar patadas, impedir que entre o salga del baño,…
  • Verbal: insultos, motes, nombres despectivos, burlas, imitaciones,…
  • Psicológico: humillar, ridiculizar, atemorizar, amenazar,… dañando así la autoestima de la víctima.
  • Social (más característico de las chicas): hacer el vacío, no dejar participar, manipular las relaciones de amistad, crear rumores, marginar…

 

 

Según un estudio sobre violencia entre compañeros en la escuela, realizado por el Centro Reina Sofía entre 800 escolares, hay un 3% de alumnos de entre 12 y 16 años que sufren acoso escolar y un 15% han sido víctimas de violencia escolar en algún momento.

 

Roles y características

 

En el bullying existe una estructura bien definida en la encontramos tres roles: víctima, agresor y espectadores.

 

 

  • Características de la víctima: aquí la proporción de chicos y chicas es prácticamente igual, suelen tener un aspecto físico de debilidad o menor fortaleza, rasgos físicos diferentes, son tímidos, con grandes sentimientos de culpa, pueden presentar altos niveles de ansiedad o inseguridad, miedos, temores frecuentes, les cuesta pedir ayuda, tienen un estilo de relación sumiso o pasivo, poseen escasas habilidades sociales, son solitarios, no tienen muchos amigos, tienen un bajo nivel de popularidad, los demás los suelen percibir como personas débiles o cobardes,…

 

  • Características del agresor: son chicos en mayor proporción que chicas, muestran necesidad de poder, suelen tener fortaleza física o atractivo físico lo que les aporta cierta popularidad, son impulsivos, tienen problemas de autocontrol, suelen ser extrovertidos y sociales, carecen de empatía, suelen   tener un estilo agresivo en sus interacciones (intentar dominar a los demás), presentan una alta autoestima, escasos sentimientos de culpa,…

 

  • Los espectadores: son compañeros del agresor y víctima. Pueden ser: antisociales (no actúan directamente pero refuerzan la conducta del agresor),   observadores (se limitan a mirar sin actuar) y prosociales (ayudan a la víctima e incluso pueden llegar a apoyarla públicamente enfrentándose al agresor).

 

 

Consecuencias

 

  • Consecuencias en la víctima: rechazo escolar, bajo rendimiento académico, baja autoestima, ansiedad, inseguridad, soledad, introversión, somatización, estrés postraumático, depresión, culpa, trastornos del sueño, ideación suicida, e incluso en algunos casos lo llevan a cabo.

 

  • Consecuencias agresor: bajo rendimiento académico, conductas antisociales, ausencia de empatía, impulsividad, adicciones (drogas), dificultad para cumplir normas, baja autocrítica, crueldad e insensibilidad, miedo, depresión, ideación suicida,…

 

  • Consecuencias observadores: pérdida de empatía, miedo, sumisión, insolidaridad, culpa, interiorización de conductas antisociales para conseguir lo que desean,…