Adicciones

 

Una adicción se puede presentar de formas muy distintas. Podríamos definirla como una dependencia hacia una sustancia, actividad o relación, que va alejando a la persona que la sufre de todo lo demás (trabajo, familia, amigos, etc). Aquel que sufre este problema siente un irrefrenable impulso que le lleva a conseguir aquello que desea por encima de todo. A diferencia de un hábito consumista, la adicción supone una dependencia con graves consecuencias, produciendo un claro deterioro en la vida de la persona que la sufre. 

El adicto no se siente capaz de controlar sus impulsos o deseos, y estos acaban dirigiendo su vida. En estados avanzados de adicción, nada es tan importante como la adicción en sí misma.